dilluns, 28 de maig de 2012

Si teng collon, me lu diu a la cara

Esta es de hace un tiempo, pero siempre se está a tiempo para la reflexión.

Cuentan las leyendas que la alta velocidad tenía que traer el corredor mediteráneo, pero la falta de presupuesto lo dejó parado, como la mayoría de grandes obras que estaban afectadas por la crisis. Como toda leyenda, hay parte verídica y parte ficticia, y para los menos avispados diré que lo cierto era que no había presupuesto.

Una de las líneas de alta velocidad de esas que se hacen para quedar bien con las comunidades pretendía unir Extremadura con Portugal, pero ni una parte ni otra parecían tener presupuesto, y para los menos avispados diré que los que no disponían de efectivo era unos i-lusos. Los lusos habían dicho que no continuarían las obras, porque no tenían dinero, si bien la parte española dedicó un huequecito a continuar con la obra.

Y aquí viene la miga.

El alcalde de Barcelona, el señor Trias, se preguntó que cómo es que el gobierno central no dedica dineros a la alta velocidad del corredor mediterráneo, que sería una herramienta interesante para atraer más dineros y salir de la crisis, y sí lo hace para una obra que ni siquiera podrá verse acabada porque la otra parte ya ha confirmado que no va a proseguir. Todo muy lógico, o todo lo lógico que mi punto de vista me pemite ver.

Aquí es cuando aparece el presidente de la comunidad de Extremadura, indignado él, y le viene a decir al señor Trias que cómo puede decir estas cosas, concretamente intentó decírselo tal que "si teng collon, me lu diu a la cara".

Dos cosas son obvias. Uno, el señor presidente de la comunidad de Extremadura dijo lo que dijo en caliente, porque se mire por donde se mire, continuar una obra de dos partes, sabiendo que una parte no se va a completar a corto plazo, es algo tan demencial que lo sabe hasta un niño de teta. Dos, ese señor se ve a la legua que está defendiendo lo suyo, y aquí no tengo nada que reprocharle más que se deje de trenecitos y cree riqueza, que vivir de subvenciones siempre y a costa de los mismos es de tener la cara dura, y extrema.

Y si alguien no está de acuerdo, "si teng collon, me lu diu a la cara"

dijous, 24 de maig de 2012

Causas de un comportamiento predecible, y no ejemplar

Una de las tareas de los historiadores es descubrir y estudiar los acontecimientos que llevaron a las diferentes culturas a estar donde están. Aquellos que se dediquen a estudiar la sociedad española verán que todo lo que ha vivido España es coherente con la situación actual; pero no actual de "hoy mismo", si bien algo más "contemporáneo".

Lo primero de todo, España está formada por varios territorios, cada uno con su cultura y su manera de ser y de vivir. A lo largo del tiempo ha sufrido bastantes guerras, y eso cualquiera que haya estudiado historia lo sabrá, algunas por sucesiones y otras por anexiones. Por ejemplo cuando el reino de Castilla apostó por borbones y la corona Catalano-aragonesa por los austrias, esta división ha marcado el devenir entre las relaciones Madrid-Barcelona, tanto a nivel político como en otros campos. De ahí que en Madrid, que se hizo capital, sean más centralistas y en Barcelona se aposte por la descentralización.

No solo eso, pero normalmente suele ser Catalunya quien lleva la iniciativa en muchos aspectos y luego otras comunidades autónomas le siguen, y no siguen a Madrid, porque suele tenerlo todo a causa de la centralización borbónica.

Otro aspecto histórico es la pillería, lo que formalmente se conoce como picaresca (tema central del Lazarillo de Tormes), muy típica de zonas hispánicas y latinas. En España solemos ser muy condescendientes con aquellos que no siguen las normas, incluso muchas veces se les ha aplaudido. Por una parte está bien estar dispuesto a no aceptar órdenes, pero por otro, las reglas están hechas para cumplirse, hablando en plata "o follamos todos, o la puta al río".

Más características. La típica envidia española, en la que reinan las apariencias.

Si un vecino o un amigo tiene un golpe de suerte, o ha trabajado como un cabrón, y se ha comprado un coche bueno, lo normal es aplaudirle y esforzarse por igualarlo o superarlo, o al menos esto es lo que pasaría en la cultura anglosajona o la nipona. El español no, porque el español es diferente.

El español lo primero de todo guardaría las apariencias pero por dentro estaría muerto de envidia, y una vez el vecino o amigo se ha marchado el español estaría deseando que le ocurriera algo malo al vehículo, incluso en momentos críticos, al amigo, porque ha osado superarle. Si al coche le ocurriera algo el español se alegraría por dentro aunque de cara a galería aparentara que le sabe muy mal. Somos así, no nos engañemos. En la escuela se denosta a aquellos que son más listos que nosotros tachándolos de empollones, pero en realidad nos morimos de envidia por sacar sus notas, y en el trabajo las puñaladas van y vienen y cuando hay temporada de ascensos las brmoas de rodilleras van que vuelan. Y esto nos lleva a otro aspecto típico de los españoles: la crítica.

El español puede parecer que te está alabando pero en cuanto uno de los dos se da la espalda seguramente te esté poniendo a parir. El español que de pequeño calificaba de "empollón" al más listo de la clase, de "cuatro-ojos" al que llevaba gafas, de "gordo" al que le sobraban unos quilitos y de "furcia" a la que iba algo más destapada que las otras o tenía mayor volumen pectoral o ambas, de mayor no tendrá estudios de nada pero sabrá de todo, y se creerá con derecho de criticarlo todo, tenga o no razón. No nos engañemos, todos conocemos a alguno que se ajustará a la descripción anterior y encima "sabrá" de política (cómo colgar a los políticos a la horca, cómo solucionar la corrupción), de economía (cómo solucionar las crisis económicas, cómo reducir las tasa de paro y crear empleo, cómo colgar a los banqueros a la horca), de deportes (éste es un paquete, deberían fichar a X o Y, aunque se trate de una partida de ajedrez "deberían vender al caballo y fichar un alfil"), de mecánica (he ido al mecánico y me ha cobrado una pasta por cambiarme los manguitos de los cojones, esto lo hacía yo), de construcción y arquitectura (este cemento es una mierda, esta distribución de habitaciones es una mierda, eso lo hacía yo mejor). Es cierto, aunque no nos veamos a nosostros mismos muchas veces obramos así. El plan de actuación cuando alguien la caga es:

1.- interiormente reirse del causante
2.- pensar que nosotros lo haríamos mejor
3.- intentarlo nosotros
4.- quedar en ridículo

Lo que inmediatamente llevaría al bucle pero con otro español, y así sucesivamente, hasta que alguien lo soluciona y entonces se daría el punto 5.- tener envidia del que lo ha solucionado.

El español critica, sí, pero no acepta críticas hacia su persona. Siempre quiere tener la razón pero no acepta que los demás discutan que no la tiene. Sigue la siguiente corriente lógica:

- Yo sí pero tú no.
- Tú sí y yo no, no
- Si tú sí, yo también
- Y yo también
- O follamos todos o la puta al río

El español es nefasto para los idiomas, y esto viene de que durante el franquismo (época que para los monologuistas de hoy en día suele funcionar bastante bien) el cine se doblaba, en vez de respetar la versión original y tirar de subtítulos, así aprovechaban y al doblar podían censurar ciertas cosas. Esto, sumado a que el castellano es uno de los idiomas más hablados mundialmente hacen que el esfuerzo por aprender otras lenguas sea mínimo o nulo. Y después se tiene envidia si alguien domina más de tres idiomas. Cabe decir que para un español medio, ni catalán, ni gallego ni euskera son idiomas, porque no son 100% oficiales. Es un espectáculo ver a un español intentándose hacer entender. Los ingleses lo que hacen es intentar buscar sinónimos y explicarse con más claridad, un español lo que hace es gritar y hablar con infinitivos. Demencial

La miseria que se pasó durante el franquismo es fuente hoy día de que los niños estén tan sobreprotegidos y sobrealimentados, pues este época ha marcado en gran medida lo que somos ahora. Si sumamos al picaresca, la envidia y la miseria, es el gran motivo por el cual no dejamos de oir noticias relacionadas con gente que estaba enchufada en sitios cobrando sueldazos de lujo. Los nuevos ricos españoles son de lo peor, acostumbrados a la miseria, ahora se creen los reyes del mundo.

En fin, que cuando dicen que Spain is different, es totalmente cierto, y no algo positivo precisamente.

divendres, 4 de maig de 2012

Carta al Presidente del Gobierno

Estimado señor Rajoy,

Estoy bastante seguro de que usted o alguien cercano a usted no leerá el contenido de esta carta, pero la escribiré de todas formas, aunque sea por el mero hecho de recopilar y ordenar mis pensamientos.

Primero de todo quiero decirle que como presidente del Gobierno no está haciéndolo mejor que su predecesor, el señor Zapatero, o que su mentor, el señor Aznar. Es más, me resulta mezquino e hipócrita el hecho de anunciar un programa electoral durante las elecciones y desviarse completamente de él durante su mandato.

Quiero recordarle que la mayoría absoluta que ha cosechado no ha sido porque usted se vea como la mejor alternativa, sino porque se trataba de un voto de castigo hacia el señor Zapatero, y que en condiciones normales y con políticos como Dios manda, usted no habría salido elegido. Esto es un toque de atención tanto para usted como para el señor Rubalcaba, el que está llamado a ser la oposición, que espero que sea mejor químico que socialista, aunque no es excesivamente complicado visto el nivel.

Segundo, quiero decir que me veo con pleno derecho a criticarle por el simple hecho de haber ido a las urnas a votar. Es más, le reconoceré que no le voté a usted. Como catalán que soy, y a mucha honra, voté por el partido que decía representar mejor mis ideales, y ese era Convergència i Unió.

Tercero, quisiera recordarle la manía persecutoria que parece tener la derecha de este país por privatizar y centralizar cualquier cosa que se mueva. En mi humilde parecer, el hecho de centralizar, según "ustedes", para evitar duplicidades y ahorrarse un dinerillo, es algo que debería evitarse porque con este método lo único que se consigue es acumular burocracia y retrasar actividades, como podrían ser creación de empresas, operaciones y permisos varios.

Lo de privatizar creo que lo único que consigue es precarizar y monetizarlo todo, pero aquí mi opinión no está lo suficiente formada y no me extenderé más.

El cuarto punto es para puntualizar que, yo no siendo ni economista ni experto, creo que el hecho de recortar sin fomentar el crecimiento económico va a traer consecuencias desastrosas, más allá de la recesión económica en la que nos encontramos. Si le preocupa el futuro del país, debería tomar medidas para crear empleo y hacer el país energéticamente sostenible, desmarcándose de los intereses de los grandes lobbies. Tal vez no sea lo mejor para su carrera política pero se le recordará como alguien valiente. Si le preocupa su propio futuro y el de su círculo íntimo de allegados, siga por la senda que está siguiendo actualmente.

Mi quinto y último punto es que quiero hacerle una predicción, y es que no va a salir reelegido presidente, por todo lo comentado anteriormente. Si no fuera así está en todo su derecho de venir a este mi blog y recordarme que un día tal como hoy me equivoqué.

Como conclusión quiero decirle que de momento me resulta un político mentiroso e hipócrita movido por sus intereses personales, pero esperaré a que termine la legislatura para tener una opinión plenamente formada de usted.

Venceréis, pero no convenceréis.

Firmado,

Un ciudadano catalán decepcionado por la política de este país.

divendres, 27 d’abril de 2012

Era un hombre bueno

Era algo que podría haberse intuído desde hace tiempo pero nadie se lo quería creer. El barcelonismo está de duelo pues su máximo exponente durante cuatro años ha decidido dejarlo. Sí, lectores, hablo del tema Guardiola.

Si bien podría haber escrito esto en mi blog de deportes, Tiempo de Descuento, no voy a centrarme en lo estrictamente deportivo sino que más bien pretendo hacer una reflexión acerca del hecho en sí y lo que ello conlleva y significa.


Laporta, el expresidente, tuvo en sus manos fichar al antifútbol, Mourinho, pero finalmente, por cosas del destino acabó dándole un voto de confianza a un entrenador que había sido jugador de la casa. Reticente a dejar el club en manos de un mindundi que únicamente había entrenado el equipo filial, las primeras jornadas de liga fueron nefastas, y todo el barcelonismo tembló.

Entonces, a partir de ahí todo cambió. El equipo empezó a dar una mejor imagen, a gustarse a sí mismo y a derrotar los equipos rivales con contundencia. Hizo suyo lo de "moverse como una gacela, golpear como un león".

Durante la era Laporta, Guardiola hizo de entrenador. Pero Laporta pecó de excesos y el barcelonismo se decantó por Rosell.

Con Rosell Guardiola sufrió un tremendo desgaste psicológico pues debía ejercer de entrenador y portavoz, aguantando las estocadas de la caverna mediática. Era casi como el presidente de facto. Rosell no supo anticiparse a nada, y dejando a Guardiola con el culo al aire en muchas ocasiones, demasiadas.

Y entonces llegó el antifútbol al eterno rival. Mourinho fichó por el Madrid.

El luso y el de Santpedor formaban un dúo de polos completamente opuestos. El primero era mezquino, hipócrita, camorrista, resumiendo representaba el mal; en cambio el segundo tenía elogios para todo el mundo, medía sus palabras y era un ejemplo para todo el mundo, lo que se resumiría en que representaba el bien. Esto deja patente que el bien no siempre gana, un reflejo de lo que es la sociedad hoy en día.

Era un hombre bueno.

Por suerte Guardiola, Rosell o quien haya sido ha apostado por la continuïdad, y Tito Vilanova ha sido asignado como entrenador.

Desde aquí le deseo lo mejor a Guardiola y que le vaya bien haga lo que haga.

Seguiremos reflexionando

dijous, 19 d’abril de 2012

Si todos fuéramos iguales... que aburrido sería el mundo

Hora de volver a casa. Estoy en Barcelona ciudad, Mallorca con Meridiana, y tengo que subir al autobús número 33. Es el que estoy acostumbrado a tomar, pero tiene la mala virtud de pasar cuando el semáforo de peatones está en rojo. Hoy parece que no va a ser diferente, sin embargo, el semáforo para vehículos se pone rojo justo cuando el 33 va a pasar. Pero mi orgullo me impide subir, hoy haré una cosa nueva.

En la marquesina observo el recorrido del 34, que tiene una ruta parecida al 33. Miro y remiro intentando percatarme de las diferencias en el recorrido, para comprobar que me va bien. Convencido de que sí, llega el autobús 34, poco después de que marchara el 33.

Subo y saco la tarjeta de transporte, marco el viaje y me adentro en el autobús. Como siempre cojo el 33, que es doble, me sorprendo al cerciorarme de lo corto que resulta el 34. Me quedo en un rincón de pie, me coloco los auriculares en la cabeza y con unos toques a la pantalla del móvil empieza a sonar música. De un bolsillo saco un Kinder Bueno, que será parte de mi almuerzo (que no desayuno) y parte de mi merienda, y doy buena cuenta de él en un periquete.

Llegamos a la Diagonal y miro a un lado y a otro, intentando encontrar, tal y como promulga el anuncio de ING Direct en la radio, las oficinas que deberían estar en Diagonal, 475. Miro a un lado y otro, sin éxito. Y en una de las paradas sube una señora que había venido con paso ligero hasta el autobús, como haciendo ademán de correr, por si se le escapaba. De mediana edad y no de mal ver. Se sitúa a mi lado, recordando que yo estaba de pie en un rincón (para cochecitos de bebé y sillas de rueda para más señas), y de pronto la llaman por teléfono. Ajeno a su conversación sigo buscando la oficina, de nuevo sin éxito.

Finalmente, la señora baja, pero por algún extraño motivo una fragancia me recuerda a ella. Entonces mis pensamientos apuntan todos en una dirección que es sobre los anuncios de perfume.

Muchos de estos anuncios pretenden que nos identifiquemos y que nos identifiquen con una fragancia, un perfume determinado. Venden su perfume como algo exclusivo, algo que debes adquirir para pertenecer a los de su clase. Te hablan, te dicen cosas según si eres hombre o mujer. Según si eres joven o viejo.

Su único objetivo es que cale su mensaje en tu interior y quieras ser tan exclusivo que uses su perfume para diferenciarte del resto. Pero esto, llevado al extremo, resulta inverosímil. Pensémoslo bien.

Si todas las mujeres jóvenes usasen el mismo perfume porque es lo que las identifica como mujeres y como jóvenes qué aburrido sería el mundo. O lo mismo sucede con los hombres maduros. Si todos usasen el mismo perfume qué aburrido sería el mundo.

Y esto llevado al extremo viene a decir que si todos fuéramos exactamente iguales, de aspecto similar y con los mismos gustos, qué aburrido sería el mundo.

Seguiremos reflexionando.

diumenge, 15 d’abril de 2012

Hell's Kitchen - II

Pasteles y tartas

Pastel de arándanos

Ingredientes:

Mantequilla/aceite
Huevo x3
Azúcar 150g aprox
Harina 150g aprox
Levadura
Cointreau 1copa
Mermelada arándano 1cucharada
Nueces


Procedimiento experimental:

Se añaden los ingredientes, excepto las nueces, en un cuenco y se remueve. Se echa la mezcla resultante en el molde que meteremos en el horno. Antes de hornear colocaremos las nueces por encima de la masa. Finalmente lo pondremos en el horno a 180ºC durante 30 minutos. Revisad esté hecho por dentro y ya se puede sacar.






Comentarios:

En este caso he empezado por los huevos, seguido de la harina, el azúcar, la levadura, el cointreau, el aceite y la mermelada.

En este caso he usado aceite, pero se puede usar mantequilla para darle un toque más suave y un sabor más intenso.

Para decorar puede usarse un poco de azúcar glas.

dissabte, 14 d’abril de 2012

Hell's Kitchen - I

Aunque este se trata de un blog de opinión y reflexión, no está de más tratar el tema de la cocina, actividad que me gusta bastante, aunque no lo suficiente como para dedicarme profesionalmente a ello. Aunque sé seguir las instrucciones de una receta, a veces me gusta probar de hacer cosas nuevas, y eso es lo que he hecho esta vez.

Experimentando con pasta

Spaghetti al toque picante

Ingredientes:

Pasta (spaghetti)
Cayena en guindillas x2 (opcional)
Diente de ajo x1
Huevo x1
Queso tierno
Orégano




Procedimiento experimental:

En un cazo vertemos agua, aproximadamente un tercio para una ración (grande), y la llevamos a ebullición. Antes de tirar los spaghetti echaremos unas ralladuras de queso tierno y espolvorearemos un poco de orégano al agua, para aromatizar la pasta. El quid es que mientras hierve el agua hidrata la pasta, con lo que si los compuestos que dan aroma al queso y al orégano se solubilizan en agua, pues no queda más remedio que pensar que la pasta quedará aromatizada. Cuando los spaghetti ya casi estén al punto en que los queremos (dente, pasados), echaremos las guindillas. Aquí podemos elegir entre varias opciones según el grado de picante que queramos obtener:

- Muy picante: partiremos las guindillas y las echaremos.
- Picante: echaremos las guindillas sin partirlas.
- No picante: no echaremos guindillas.

Yo he optado por muy picante. E inmediatamente echaremos un huevo. Aquí tenemos dos opciones que son:

- Remover
- No remover

Yo he optado por remover y romper la yema, pero podemos dejar que ésta se endurezca, si lo preferimos. Probamos el nivel de picante, y cuando esté a nuestro gusto colamos la pasta.

En una sartén echamos aceite y freimos el ajo, que hemos cortado previamente en rodajas (finas). Cuando empieze a tomar color dorado, echamos la pasta que teníamos en el colador y removemos para que el ajo no quede en un punto.

Finalmente ya se puede servir:



Pero como toque final podemos rallar un poco de queso tierno y espolvorear con hierbas diversas, para disimular el picante, por ejemplo. En mi caso he usado queso tierno y orégano, pero podéis echar hierbas provenzales, romero o albahaca según lo aromático que queráis el plato.




Comentarios:

La guindilla recomiendo tirarla al final, porque una vez la tuve durante toda la ebullición y mi lengua echaba fuego al comerlo.

A la hora de colar la pasta es mejor usar un colador fino, porque si no podemos perder restos de huevo, si lo hemos removido.

Recomiendo, a la hora de freir los ajos, hacerlo en una sartén, porque si no os podéis encontrar con que el cazo, por ejemplo, no era lo suficiente antiadherente: